viernes, 16 de enero de 2015

Ayuno nocturno


 EL AYUNO “NOCTURNO” Y LA INGESTA DE AGUA


¿Cenas tarde? … Si haces la digestión en postura horizontal generas putrefacciones y tóxicos indeseables en tu organismo. ¿En qué consiste el ayuno nocturno y cuáles son sus efectos saludables? ¿Beber mucha agua puede debilitar nuestros riñones? ¿Sabías que el cloro del agua que bebes destruye la vitamina E, altera la flora intestinal y es un factor de riesgo en el cáncer? ¿Por qué el tratamiento del agua con fluoruro hace que perder peso sea más difícil y es ilegal en Suecia, Dinamarca y Holanda? ¿Cómo y cuándo necesitamos beber? En esta entrevista a Mati Navas, experta en Macrobiótica, encontrarás las respuestas…

B.T.: ¿La macrobiótica recomienda los ayunos? ¿Qué beneficios recibimos ayunando?

En la macrobiótica no se recomiendan los ayunos, entendiendo estos por pasar uno o varios días sin comer. Cuando ayunamos de esta manera exponemos a nuestro cuerpo a una situación extrema y a un esfuerzo extremo. En los ayunos así entendidos nos quedamos desvitalizados, cansados y sin la energía necesaria para abordar nuestras tareas cotidianas, y cuando por fin tenemos el permiso de alimentarnos vamos a estar tan desbocados que será difícil mantener una dieta equilibrada. No es bueno pasar así de un extremo a otro. Estos ayunos se promueven muchas veces con la intención de eliminar toxinas y depurarnos.
Pero hay formas mejores de conseguirlo. Lo primero que tenemos que hacer si queremos limpiar nuestro cuerpo de los excesos de una etapa anterior es respetar a diario el ayuno nocturno.
Este ayuno consiste en cenar temprano y dejar pasar un mínimo de dos a tres horas sin comer ni beber antes de acostarnos (y mejor si son más). Así el cuerpo no tendrá que hacer la digestión en postura horizontal, lo que hace que la digestión sea muy lenta y se produzcan en ella putrefacciones y tóxicos indeseables. De esta manera la noche se aprovecha realmente para lo que está, que es para el descanso y la regeneración celular. Tendremos a diario entre 12 y 14 horas de ayuno y cuando respetas este ayuno te levantas por la mañana como nuevo, descansado y con mucha vitalidad, con buen apetito, y con la piel hasta ¡sin arrugas!
Después si nuestra intención es depurarnos mantendremos una dieta macrobiótica que haga más hincapié en este objetivo y poco a poco, sin grandes esfuerzos y de manera constante y duradera lo vamos a ir consiguiendo.
Pensarás que esta propuesta es bastante difícil en nuestra cultura española, pero si te fijas bien en toda Europa se hace de esta manera pues la hora de la cena está entre las cinco y las seis de la tarde, y me atrevería a decir que en todo el mundo. Somos el país donde se cena más tarde, una mala costumbre.

B.T.: ¿De dónde obtenemos la energía para trabajar y seguir con nuestras tareas cotidianas si no comemos?

Nuestro organismo dispone de tres tipos de depósitos diferentes de material combustible a los que recurre cuando es necesario:
El más abundante es la grasa del tejido adiposo. Tiene una capacidad ilimitada de almacenamiento. Este depósito se produce a partir de la grasa y de los carbohidaratosque tomamos en nuestra dieta. Se utiliza para realizar una actividad normal que no sea excesiva.
Otro depósito importante es el glucógeno muscular que se almacena en los músculos. Este depósito tiene una capacidad de almacenaje limitada. Las células utilizan estos depósitos como fuente rápida de energía. Y para mantener esfuerzos intensos.
Otro depósito es glucógenos que se almacena en el hígado a partir de los carbohidratos de la dieta. El nivel de almacenamiento de glucógeno es muy limitado y se encarga de mantener el nivel de glucosa en la sangre para evitar una hipoglucemia. Esta es la energía que se consume primero cuando ayunamos. En estos procesos de almacenado y utilización tienen un papel muy importante la función pancreática que tiene que funcionar perfectamente.

Sobre al Agua que bebemos…

B.T.: ¿Qué cantidad de agua debe tomarse al día si respetas una dieta macrobiótica?

Aunque el agua es un buen diurético natural un exceso de líquidos debilita a lo largo del tiempo nuestros riñones por el exceso de trabajo que supone para ellos.
Definir la cantidad de agua que debemos tomar es muy difícil porque una de las característica de la alimentación macrobiótica es que se ajusta a las características de cada persona, al lugar donde vive y al ejercicio físico que realiza. Dependerá pues de las necesidades de cada organismo en particular. El mejor indicativo del agua que debemos beber es la sed.
Con una alimentación macrobiótica estándar, abundante en cereales integrales y legumbres cocinadas con abundante agua, verduras, frutas, caldos, sopas, infusiones entre horas, baja cantidad en proteínas animales y poca sal, apenas sí se tiene sed.
De todas formas, es más lógico disminuir la cantidad de sal y de comidas concentradas pobres en agua, que aumentar la cantidad de agua a tomar. Cuando las personas pierden la capacidad de sentir este indicador de la sed, por ejemplo algunas personas mayores, se recomienda seguir una dieta más jugosa  y beber entre horas.

B.T.: ¿Recomendáis el empleo de filtros de agua a vuestros consultantes? Ya sabemos que el agua del grifo tiene, entre otros, metales pesados y bacterias nocivas para la salud.

El agua que llega a nuestras casas está tratada, no tiene microorganismos vivos pero sí los trae muertos y también algunos contaminantes como puedes ser los nitratos y el cloro y a veces barro que observamos en los depósitos de algunos filtros.
El cloro del agua es un agente oxidante muy potente que destruye la vitamina E, altera la flora intestinal y es un factor de riesgo en el cáncer.
Es recomendable el agua de manantial o el uso de filtros de buena calidad para el agua del grifo si la usamos para beber o cocinar ya que a la larga nos puede evitar problemas de salud que acarrean sus contaminantes, como he explicado anteriormente.

B.T.: ¿Qué efectos nocivos para el organismo produce el flúor que se añade al agua que bebemos?

Según Paul Pitchford en su libro “Sanando con cereales integrales” nos dice “Muchas son las pruebas que se han efectuado con fluoruro en las aguas; algunas indican una mejoría en los dientes mientras que otras muestran un efecto aún peor. Como resultado de las investigaciones en Europa, el tratamiento del agua con fluoruro es ilegal en Suecia, Dinamarca y Holanda. Alemania y Bélgica han descontinuado sus experimentos con fluoruro en la población humana y Francia y Noruega no han encontrado evidencia suficiente para garantizar una fluorización dela agua. En realidad la mayoría de las pruebas son difíciles de interpretar puesto que el contenido mineral del agua misma es uno de los factores decisivos.”

Como propiedades indeseables de la fluorización, continúa diciendo, tenemos:

Inhibe la función correcta de la glándula tiroides y los sistemas enzimáticos. Esto hace que la reducción de peso sea más difícil.
Daña el sistema inmunológico. Los padecimientos serios que pueden presentarse son escleroderma, lupus y varias formas de artritis. Al final las probabilidades de cáncer y otras condiciones degenerativas, se elevan.
El fluoruro en el agua pública frecuentemente existe en cantidades de una parte por millón. Según los principios de la medicina homeopática, esta concentración puede ser un patógeno de alta potencia cuando se usa con regularidad.
El flúor es un elemento altamente oxidante, por lo que hay que tener mucho cuidado si se ingiere como complemento ya que puede provocar un envejecimiento prematuro.

B.T.: ¿Beber agua entre comidas ayuda o dificulta la digestión?

Beber mucha agua durante las comidas puede entorpecer la digestión ya que los jugos gástricos se “aguan” y pierden eficacia a la hora de actuar sobre los alimentos. Por lo tanto es mucho mejor beber líquidos entre horas. Esto no quiere decir que no bebamos nada durante las comidas, ¡por supuesto que no! Las comidas macrobióticas son jugosas y llevan sopas, infusiones en el postre y la comida cocinada con sus salsas y su caldo. Pero vamos a procurar evitar consumir muchos alimentos muy salados o secos que nos den mucha sed al comer pues si bebemos demasiado se podría entorpecer el proceso digestivo.

B.T.: ¿La macrobiótica contempla la ingesta de agua de mar para restablecer la salud del organismo? ¿Qué opinas de la Terapia Marina?

No se contempla esta práctica ya que los minerales del mar se añaden a la comida con el uso moderado de la sal marina sin refinar.
Desconozco las terapias marinas pero en mi opinión no hay verdades absolutas, tampoco en la macrobiótica. Otras terapias pueden ser apropiadas si la persona lo considera oportuno puesto que abogamos siempre por una salud responsable.

Fuente: http://www.buenasterapias.es/archives/9239


No hay comentarios:

Publicar un comentario