sábado, 17 de enero de 2015

Biorresonancia Cuántica

“Aquel que no se asombra cuando se encuentra por primera vez con la teoría cuántica es que, posiblemente, no se ha enterado de nada”.

Niels Bohr, galardonado con el Premio Nobel de Física en 1922, por su trabajo sobre la estructura del átomo.


El cuerpo humano se compone de un gran número de células que están en continuo crecimiento, desarrollo, regeneración y apoptosis (muerte celular), renovándose constantemente gracias a su propia división. El cuerpo de una persona adulta renueva cada segundo 25 millones de células, mientras que las células sanguíneas se renuevan constantemente a un promedio de 100 millones por minuto. Durante el proceso de división celular y crecimiento, los átomos, cuerpos cargados de núcleos atómicos y unidades básicas de la célula, así como los electrones fuera del núcleo, se mueven sin cesar a altas velocidades emitiendo ondas electromagnéticas ininterrumpidamente.

Las señales de ondas electromagnéticas emitidas representan el estado del cuerpo humano y varían según las diferentes condiciones del cuerpo: salud, poca salud, enfermedad, etc. Si podemos determinar las diferentes siñales de onda electromagnética, podemos también determinar el estado vital del cuerpo.
Llegados a este punto, debemos comprender que la física exacta (siempre necesaria) tiene que “dejar paso” al nuevo paradigma de la física cuántica, cada día más establecido, a pesar de que una de sus premisas es y seguirá siendo, moverse en la teoría y la incertidumbre. Esta incertidumbre no desmerece nuestro interés por ella, lo contrario, ya que abre delante de nosotros una ventana a infinitas posibilidades sustentadas en un concepto básico, como humanos y como investigadores: la modestia.

Se ha definido la FÍSICA CUÁNTICA: como la rama de la física que explica el comportamiento de la materia a escala muy pequeña. El concepto de partícula “muy pequeña” atiende al tamaño en el cual comienzan a notarse efectos como la imposibilidad de conocer con exactitud, arbitraria y simultáneamente, la posición y el momento de una partícula, entre otros. A tales efectos suele denominárseles “efectos cuánticos”.

Esa circunstancia de “no conocer exactamente” se basa en el famoso Principio de Incertidumbre de Bohr y Heisenberg. Este principio supone un cambio básico en nuestra forma de estudiar la Naturaleza, ya que se pasa de un conocimiento teóricamente exacto (o al menos, que en teoría podría llegar a ser exacto con el tiempo) a un conocimiento basado sólo en probabilidades y en la imposibilidad teórica de superar nunca un cierto nivel de error.

Los investigadores rusos Alexei Abrikosov y Vitaly Ginzburg, así como el británico Anthony Leggett, han sido galardonados con el premio Novel de Física 2004 por sus trabajos determinantes para esclarecer algunos fenómenos de la física cuántica.

Los conocimientos procedentes de los campos de la biofísica y de la física cuántica han abierto posibilidades insospechadas y conducido a enormes desarrollos técnicos. Pero, por desgracia, en el campo de la medicina convencional han sido desatendidos hasta la fecha estos descubrimientos, si bien constituyen la base de la terapia de biorresonancia cuántica.

Bohr insistió en que debíamos renunciar a la pretensión de entender al mundo atómico con conceptos propios de nuestro mundo macroscópico y tridimensional. Por ejemplo, los electrones efectúan “saltos cuánticos” de una órbita a otra en forma impredecible. Los electrones solo pueden ocupar “órbitas” con energías cuantizadas y “saltar cuánticamente” de una órbita a otra. Se trata de un salto espontáneo durante el cual la partícula pierde toda “realidad física”. Podemos calcular la probabilidad de que efectúen un salto, pero no cuándo.

Por otro lado, la ciencia reduccionista se ha obsesionado en crear nombres (por ejemplo de enfermedades) y etiquetar. Tal vez el etiquetar es una forma de evadir el trabajo de entender las cosas desde varios puntos de vista. El típico patrón erróneo de pensamiento es: si podemos etiquetar lo que sea, entonces podemos entenderlo y controlarlo para utilizarlo con otras etiquetas.

Por principio natural, el mundo holístico no puede ser percibido por un cerebro dividido, esto quiere decir que, si en la vida diario tuviéramos un pensamiento integral, entre nuestro cerebro izquierdo (analítico, calculador, crítico, cuadrado, materialista, científico) y el derecho (emotivo, artístico, intuitivo, etc), la existencia sería menos complicada.

En la filosofía de la vida oriental también se ha aplicado el concepto de la relatividad, nada reduccionista, razonando que no hay nada totalmente blanco o negro, no hay total obscuridad ni claridad, no hay un total arriba ni abajo, porque siempre habrá otro punto, por mínimo que sea que mantenga las dos opciones vivas. Todo lo que existe se rige bajo la dualidad y el constante balanceo entre el Yin y el Yang.

¿ Cómo funciona un equipo de Biorresonancia Cuántica ?

La materia es energía comprimida que irradia energía. Toda sustancia, al igual que toda célula y cualquier parte del cuerpo, pero también virus, bacterias, polen, etc., también irradian energía y poseen, por tanto, una longitud de onda o frecuencia muy determinada y típica con una característica totalmente individual. Ésta recibe el nombre de “patrón de frecuencia”.

La medicina cuántica considera que el principal motivo de enfermedad es un cambio en el giro y en la órbita de los electrones fuera del núcleo atómico. Esta variación provoca un cambio en los mismos átomos-materia básica que a la vez generará un cambio en pequeñas biomoléculas, grandes biomoléculas, células y, finalmente, en los órganos. Como los electrones son cuerpos cargados, cuando el giro de los electrones fuera del núcleo atómico y la órbita cambian, la onda electromagnética emitida por los átomos también cambiará. Los cambios en la energía de la onda electromagnética causados por el estrés, los tóxicos ambientales, los parásitos, bacterias y virus, las radiaciones nocivas, etc. son muy sutiles, tan sólo de un nanogauss a varios microgauss, pero crean patrones de frecuencias interferentes que pueden impedir la comunicación normal entre las células. Hasta los pensamientos negativos y las palabras hirientes crean patrones interferentes.

Si se altera la comunicación entre las células, se impide de manera evidente el trabajo de las mismas, lo cual se puede manifestar con mayor o menor rapidez, en primer lugar con trastornos indefinidos del estado de ánimo, falta de rendimiento, cansancio crónico y posteriormente también con alteraciones orgánicas y los síntomas correspondientes.
Los síntomas suelen aparecer allí donde ya exista una deficiencia o fragilidad, en muchos casos condicionada por la herencia recibida.

Los sistemas de valoración cuántica poseen una base de datos con miles de frecuencias incorporadas correspondientes a diversos estados de salud, alteraciones metabólicas, tóxicos y toxinas, valores de exceso o de defecto en componentes orgánicos, etc., que serán contrastadas con las frecuencias presentes en el sujeto a analizar.

En TERAPIA NATURAL INTEGRAL trabajamos con el sistema EBER QUANTUM SYSTEM de INCA, Instituto de Nutrición Celular Activa.

Este sistema cuenta con cuatro canales de entrada mediante las sondas para el envío de estas frecuencias. Si detecta que hay una reciprocidad o resonancia de determinadas frecuencias, las alistará para su posterior estudio, que siempre debe ser contrastado con el estado clínico del sujeto testado. Es un proceso similar al de escuchar una transmisión radiofónica. Existen muchas ondas de radio en el aire. Si se desea escuchar una emisión en especial se deberá sintonizar la frecuencia correspondiente y en ese momento se producirá una resonancia para que se pueda escuchar la emisión en particular.

El EBER QUANTUM SYSTEM engloba diversas técnicas innovadoras de resonancia cuántica, bioinformática, ingeniería eléctrica y otras disciplinas. Tomando la medición cuántica como base teórica, aplica un avanzado equipamiento electrónico para detectar el campo magnético débil de las células humanas con el objetivo de analizarlo científicamente. De esta manera se analiza y se determina el estado de salud y los posibles problemas que presenta o puede llegar a presentar el sujeto analizado. En base a dichos resultados se presentan recomendaciones básicas en hábitos de salud, higiene y suplementación natural.


Texto extraído de INCA, Instituto de Nutrición Celular Activa. http://www.nutricioncelular.es/



-------------------------------------------------------------------------------


PÍDENOS CITA Y SABRÁS COMO ESTÁ TU ORGANISMO CELULAR Y NUESTRAS RECOMENDACIONES PARTICULARES PARA NORMALIZAR TU ESTADO DE SALUD.

Entra y serás atendido: www.terapianaturalintegral.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario