sábado, 31 de enero de 2015

El Boldo

PROPIEDADES DEL BOLDO: EL PROTECTOR HEPÁTICO


El boldo es una de las plantas que ayudan en la prevención y el tratamiento de diferentes afecciones relacionadas con el hígado y la vesícula biliar.
El principal principio activo del boldo es un alcaloide, la boldina, trabaja como tónico amargo, estimulante de la vesícula biliar y por su acción colerético y ayuda  la eliminación de cálculos biliares, empleado en las afecciones del hígado y hepatoprotector.

El boldo es sedante, es digestiva, ayuda a aliviar los dolores producidos por el reumatismo, los dolores de cabeza y los dolores odontológicos, estimula el apetito, combate el nerviosismo y elimina los mareos.

No se recomienda el consumo del té de boldo en el embarazo, lactancia y en los niños y en aquellas personas que poseen problemas renales.

Sus hojas contienen un aceite esencial y además importantes alcaloides (boldina), por lo que estimula la secreción biliar ayudando en las digestiones.
La hoja de boldo aumentar la secreción de saliva en las personas que sufren sequedad de boca, lo ideal es utilizar el polvo total de la hoja, logrando de esta forma respetar la integridad de su aceite esencial.

 ¿Cuáles son las propiedades del boldo?

El boldo es excelente para malestares estomacales, de la vesícula biliar y del hígado. La tisana de boldo tiene efectos coleréticos, colagogos y diuréticos. La infusión posee propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, laxante y fungicidas.

 ¿Cuáles son los beneficios del boldo para la salud?

Las principales propiedades medicinales y curativas que se atribuyen al boldo son las que están vinculadas con su efecto digestivo y protector hepático, por sus propiedades aperitivas, coleréticos y colagogas, la infusión que se puede preparar con las hojas de boldo, ideal para tratar todo tipo de trastornos digestivos, dispepsias, flatulencias y disfunciones del hígado y la vesícula biliar, debido a que estimula la producción de bilis.
Aconsejado su consumo para casos de cistitis, nefritis, para tratar problemas de artritis o reuma o para las infecciones urinarias.

Indicaciones:

Hepatitis
Insuficiencia hepática y biliar
Congestión hepática
Litiasis biliar
Disquinesia biliar
Cólico hepato-biliar
Cistitis
Cirrosis hipertrófica
Espasmos digestivos y dispepsia
Estreñimiento
Ascaridiasis
Insomnio
Gota
Vulvo-vaginitis
Infecciones urinarias
Insomnio
Taquicardia

Efectos secundarios:

No se han descrito a dosis terapéuticas. La sobredosificación puede originar vómitos y diarrea.



No hay comentarios:

Publicar un comentario